19 ene. 2016

La mística ya no existe, pero...




Es imposible reproducir esa mística de la que se habla. La mayoría de esos músicos del metal sólo eran conocidos mediante fotos de revistas, esporádicas entrevistas en televisión, lo que los diarios decían de ellos, su fama estaba impregnada de un aura de misterio Los estudios de grabación  eran analógicos, no era fácil obtener sus demos, sus premezclas, la evolución de su sonido era enigmática para quien no estuviera demasiado metido en el tipo de música que tocaban. 

El público solamente los veía arriba del escenario, como auténticos dioses ídolos, maestros, no había otra forma de conocerlos en profundidad. Hoy los músicos van al supermercado y cualquiera les toma una foto con el celular, hacen una entrevista y envían saludos grabados desde la computadora en su habitación. Hoy en día un disco debe ser promovido antes de ser impreso así que se libera en Internet para ver qué respuesta tiene entre los foros. 

Cualquiera busca en un video qué técnica se usó en tal disco, en tal tema, en tal solo. Creo que la mística actual pasa por otro lado. Los que buscamos discos que nos gustan en Internet vemos de vez en cuando uno que se replica en las redes sociales, en los foros, se hace común ver un arte de tapa al hacer una búsqueda general. 

Comenzamos a preguntarnos porqué se viraliza ese disco, cuál es esa banda, de donde proviene a ver cómo suena, nos decimos que si tanta gente lo comparte es porque debe ser bueno. Ya no existe eso de "uh viajé dos mil kilómetros, por fín pude verlos"., ahora es "miren lo que encontré entre tanta basura de Internet, espero que su disco llegue a mi ciudad, espero verlos algún día en vivo". La mística de los músicos del metal de los 70 y los 80 es imposible de reproducir, pero no es un mal panorama, es un cambio de época, nada más. 

El que es metalero en serio nunca va a encontrar otra banda como Motörhead, pero sí otra banda que le provoque las mismas emociones al comprar el disco, al verla en vio, al tener su remera y merchardising. De última los que creemos en la "hermandad metalera" estamos convencidos de que los músicos famosos se ríen cuando se les menciona la palabra "mística", creo que se consideran a ellos mismos seres humanos como cualquier otro, que quisieron dedicarse a algo que no les requiera obedecer órdenes de algún imbécil o estar todo el día en una fábrica.  Que ya no existe esa mística es seguro, que los músico van a irse de este mundo es inevitable, pero del metalero depende que esa an mentada mística ceda lugar a algún otro factor que mantenga al metal siempre excitante y fresco fuera de lo que digan los grandes medios, los programas de concursos y los productores que sólo quieren vender algo prefabricado. 

Dio no está, Civile no está, Lemmy no está. Y bueno, a seguir escuchando metal, a escarbar  y a ver qué banda nos vuela la peluca. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.