Mostrando las entradas con la etiqueta Hong Kong. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Hong Kong. Mostrar todas las entradas

25 oct. 2016

Adiós Bruce Lee (1976)



Película - Adiós Bruce Lee (1976)
Película - Adiós Bruce Lee - Bruce Lee: El rey del kung fú (1976)
Película - Goodbye Bruce Lee: his last game of death (1976)
Película - The new game of death (1976)
Película - Adiós a Bruce Lee, historia de un mito (1976)





Genero: Bruceiplotatión

Pais: Taiwan

Compañia: Yu-Yun Film Co.

Director: Lin Bing

Productores: Robert Chow, Chang Lung

Música: Arpad Bondy

Actores: Ho Chung Tao (Bruce Li), Lung Fei, Shan Mao, Choi Wang, Lee Keung, Ma Cheung, Cheung Yee Kwai, Hau Pak Wai, Ho Wai Hung, Wong Ging Ping


Fuente suciotsunami

Lee Sahaio Lung es un atleta experimentado en kung fu, practica cada día en su gimnasio. A él acuden a verle su novia y dos misteriosos hombres lo vigilan secretamente.
A raíz de una pelea que mantiene con varios individuos que intentan asaltarlo, aparecen los dos hombres misteriosos y se identifican como el director y productor de la película que Bruce Lee dejó inacabada: Juego con la muerte. Impresionados por su habilidad y por su increíble parecido físico con el legendario actor, le proponen finalizar la película.

Aquí estamos de nuevo, ya tocaba, me siento liberado! Por fin una reseña de una bruceiplotatión, ese subgénero marcial que rebaja sin compasión la figura de Bruce Lee a la altura del betún.

Pero antes, amigos, antes de entrar en materia no puedo empezar, sin compartir con vosotros la intro más gloriosa que hayáis podido ver en vuestras vidas, vale, estoy exagerando, pero es que la canción de los títulos de créditos King of kung fu (qué original) interpretada por Candy (este tal “caramelito”, ¿volvió ha editar algo musical?), es una verdadera obra maestra que me pone medio palote, pero para momento impecable es ver a Ho Chung Tao (Bruce Li) realizando con desparpajo unas estupendas acrobacias sobre doble barra, que no sabemos a que vienen, bueno si, en realidad si lo sabemos, y es que el verdadero Bruce Li a.ka. Ho Chung Tao, es profesor de educación física, ese ha sido su verdadero trabajo, y por el que se ha ganado la vida. 

¿Y eso que tiene que ver para que supuestamente Bruce Lee estuviera haciendo doble barra en la vida real? Esa, es la verdadera magia de las bruceiplotation, la chispa de la vida chicos/as que ahora os contaremos.


En España la distribuidora KUNG FU FEVER distribuyo una copia en el Pack Homenaje a Bruce Lee, dicho combo recopila 8 interesantes títulos dedicados exclusivamente a la bruceiplotation más que recomendable, sin embargo, el montaje de este film es el original de Hong Kong, en la que no incluye la misma intro ni banda sonora interpretada por Candy y sin el hit KING OF KUNG FU como tema de fondo, ya os puedo decir que la experiencia no es la misma. 

Aparte de esto hay que añadir, que curiosamente el montaje de la edición China, esta recortada, hay partes y secuencias que faltan que hacen que si ya se entiende de por si mal la historia, sea una verdadera locura. Los chicos de Wu Tang Collection en su versión americana hicieron un trabajo excepcional y ademas de añadirle nueva banda sonora, consiguieron mejorar la imagen y recomponer la pieza sin cortes. Nota aclaratoria importante pues.

Una vez dicho esto, intentaremos empezar por el principio y trataremos de explicar lo que este incomprendido de locuras quiere contarnos, por un lado una vez que termina esta intro, nos queda al personaje de Bruce Li, en donde 5 matones intentan matarlo, una vez el se deshace de ellos, a su manera…..digasmolo así. Aparece en escena un productor que decide que este tipo, es el sucesor de Bruce Lee, y que el debe terminar su obra nunca completa, ya recordáis “JUEGO CON LA MUERTE“.

Una nota mental personal, ¿no hubiera sido mejor hacerle un casting que llevarle 5 matones para matarlo? Si lo hubieran matado, el productor hubiera dicho: “No, chicos, este tipo no nos vale, busquemos otro” ¿mientras lanzan a un contenedor de basura el cadáver de algún clon de Bruce Lee poco afortunado?.

Pero no temáis, esto es solo el principio de una sucesión de situaciones inexplicables cual capitulo de Cuarto Milenio pudiera protagonizar.

La película me recuerda un poco a una borrachera, te acuerdas más o menos del principio, pero de pronto, en el 4 chupito, Zassss amnesia absoluta y solo tiene pequeños fogonazos de la noche anterior.

Esto pasa en un momento determinado con “Adiós Bruce Lee a.k.a Bruce Lee: El Rey del Kung Fu (1976)“, en una secuencia al principio del film, el productor decide llevarse a Bruce Li a su casa, para mostrarle lo que se supone tenia grabado Bruce Lee (el original) antes de morir, en ese momento hay un fundido, !¿Y ENTONCES QUE COÑO PASA?! Se supone que aparece Bruce Li, ¿Pero es el clon o es como si fuera el real, pero en realidad no lo es? ¿Por que si se supone que solo le va enseñar lo que llevaba grabado entonces este fundido te lleva hasta los títulos de créditos del final y luego no hay una regresión de Bruce Li, el clon, supuestamente aceptando el papel?¿Si acepto el trabajo, entonces por que no se ve cerrando un acuerdo?¿Por que el cielo es azul?¿Por que las nubes blancas?¿Por que?¿Por que?…….

Pero bueno, puede ser que el problema sea mio, no de él, puede que haya fallado a Bruce Li, y últimamente tanto cine independiente, tanto Interstelar y tanto Nolan me estén volviendo un exquisito, puede que me este volviendo un tipo especial, que se yo.

Intentaré recapituarlo de otra manera, es una puta mierda de película, pero una mierda de las nuestras, de esas que nos reimos sin que nadie nos importe o no sepamos por que, de esas que las situaciones son tan patéticas y estrepitosas que hasta lo absurdo cobra matices inexplicables, que hasta donde films como “Agárralo como Puedas” parece serios a su lado, en donde un tipo disfrazado de Bruce Lee lucha con un otro vestido como un Fakir Hindú, en donde un negrata vacilón juega al basket con el paquete que el clon lleva o Bruce Li se teletransporta cual SonGoku pudiera parecer, ¿Que si queremos buscar más alicientes para ver “Adiós Bruce Lee a.k.a Bruce Lee: El Rey del Kung Fu “? Yo no los encuentro la verdad.

La BSO del montaje de Wu Tang Collection con el “KING OF KUNG FU” se mete en tu cerebro y de alli ya no sale.
Risas, muchas risas y situaciones absurdas.
El momento Pagoda, enfrentado a multitud de enemigos ridículos es inolvidable.
El negrata que coge el paquete de Bruce Lee y juega al Basket con el, es épico.

Es una mierda, eso se sabe, pero es demasiado aburrida a ratos.
Se hace muy larga, hay mas huecos de relleno de los que podríamos esperar.
Inexplicable, el guión, bueno eso escrito en papeles, es pura escoria.


2 oct. 2016

Kowloon (1898 - 1994)




La ciudad amurallada de Kowloon, Hong Kong

九龍城寨

九龙城寨

九龍寨城









La Ciudad amurallada de Kowloon Chino tradicional: 九龍城寨; Chino simplificado: 九龙城寨; originalmente conocida como 九龍寨城 fue una anomalía política de la historia colonial de Hong Kong, en principio una fortaleza militar china en medio de la isla tomada por Inglaterra la cual e trnasformó en un complejo de edificios sobrpepoblado hasta su demolición en 1993 y ser convertida en parque recreativo en 1994.

Fue por décadas, un pequeño exclave de China ubicado en el Hong Kong de Gran Bretaña. Se caracterizó por lo curioso de su existencia hasta su demolición en 1993. En 1994 se construyó un parque en su antigua ubicación. Antes de su demolición tuvo una población superior a los 50 000 habitantes, malviviendo en sus escasos 0,026km², ostentando el récord de tener la mayor densidad de población del planeta con 1.900.000 habitantes por km².


El establecimiento de la ciudad amurallada de Kowloon, conocido como Kowloon, se remonta a la dinastía Song, cuando fue utilizado como puesto de vigilancia contra los piratas que en la zona amenazaban el comercio de sal. 

Situada en la península de Kowloon, junto a la isla de Hong Kong, fue reconstruido a mediados del siglo XIX como fortaleza. Tras la cesión de la isla de Hong Kong al Imperio británico en 1842, de acuerdo al Tratado de Nankín, la autoridad Qing de China creyó necesario establecer en la ciudad amurallada un punto de control para supervisar la actividad de la zona y el cumplimiento del acuerdo, ante la cada vez mayor influencia británica en el área.

El convenio para la anexión de nuevos territorios junto a Hong Kong a favor de Gran Bretaña por 99 años firmado en 1898 excluía a la ciudad amurallada, lo que permitió a China mantener sus tropas en el lugar, en cuanto no entorpeciese la actividad británica. La población era tan solo de 700 personas. Sin embargo, un año después, Gran Bretaña se arrepintió de esta parte del acuerdo y, de forma no oficial, decidió acabar con el emplazamiento militar, atacándolo en 1899. La cuestión es que de forma oficial, legalmente, la ciudad amurallada de Kowloon siguió permaneciendo en un limbo legal, fuera de la ley británica pero en el corazón de la colonia. Su desarrollo como vecindario típicamente chino, sus costumbres y su comercio no representaba ningún peligro y fue precisamente esa la clave de su progresivo crecimiento en población.

El pequeño lugar continuó siendo territorio de China y desde su aislamiento asistió ajeno a los turbulentos cambios de comienzos del siglo XX, la caída de la dinastía Qing, el establecimiento de la República China en 1912 y la posterior República Popular China en 1949.

La ciudad amurallada de Kowloon representaba un curioso e inofensivo atractivo turístico para los colonos británicos, una muestra viva de la antigua China. Y así fue hasta 1940, con la Segunda Guerra Mundial y la invasión japonesa de Hong Kong. Las tropas de Japón destruyeron gran parte de Kowloon, desmantelaron prácticamente la totalidad de la antigua muralla del fuerte para construir con sus piedras el cercano Aeropuerto Internacional Kai Tak.

Tras la rendición de Japón, el recinto ya sin murallas se convirtió en un reducto donde se agruparon los habitantes ilegales, los que ya había y, sobre todo, los recién llegados. Pese a los distintos intentos por parte de los británicos para desalojar Kowloon hasta 1948, se convirtió en un irreductible punto ya no porque desde allí se ejerciera resistencia violenta, sino por la intensa actividad comercial, sobre todo la ilegal en gran parte sostenida por la demanda del colono, que vencieron ante la pasividad de una policía de Hong Kong sin capacidad legal de actuar dentro del recinto. La fundación de la República Popular China en 1949 significó para la ciudad amurallada de Kowloon poco más que la llegada de cientos de refugiados al interior de su perímetro.

Desaparecido el muro de piedra, se levantaba día a día el aún más inexpugnable muro invisible de la ilegalidad, en torno a un pequeño lugar de apenas 100 metros por 200 metros de superficie.

Para aquel entonces Gran Bretaña ya había tenido suficiente con Kowloon y simplemente se limitó a proseguir con su política de brazos caídos. Un asesinato ocurrido en 1959 desató una pequeña crisis diplomática entre las dos países, que mutuamente trataban de responsabilizarse de la falta de control. 

La ciudad crecía día a día sin control. Nuevos edificios se erigían encima de las azoteas de los antiguos. Sin arquitectos, sin ingenieros, simplemente apoyándose en el edificio colindante. Las calles se estrechaban a medida que la ciudad crecía. Era imposible encontrar entre el laberinto de corredores oscuros una calle que midiera poco más de un metro de ancho. Su apelativo, Ciudad de la Oscuridad, proviene del hecho de que la luz natural constituía un auténtico privilegio del que gozaban tan sólo los habitantes de las fachadas y de la azotea. La iluminación era a base de tubos fluorescentes.

Las únicas dos normas de construcción eran: la instalación eléctrica descubierta para poder abordarla en caso de incendio y no sobrepasar las catorce alturas, dado que los aviones que despegaban del aeropuerto pasaban sobre las azoteas en vuelo rasante. Ocho puntos de agua proveían el líquido a la población, cortesía de las autoridades de Hong Kong.

Con el paso del tiempo tanto las autoridades británicas como las chinas llegaron al consenso de calificar como realmente intolerable la situación en el recinto y en 1987 se firma el acuerdo de demolición.

En 1991 comienza el desalojo de la antigua ciudad amurallada, que no concluiría hasta 1993, con la oposición de habitantes y comerciantes quienes consideraban insignificantes las indemnizaciones y ayudas que recibieron.

Kowloon había alcanzado una población superior a los 50.000 habitantes, malviviendo en sus escasos 0,026km², con el triste récord de tener la mayor densidad de población de la historia de la humanidad con 1.900.000 habitantes por km².

En 1993, antes de su completa demolición y desescombro, fue el lugar elegido para rodar películas de artes marciales protagonizadas por Jackie Chan, como Crime Story, con escenas de las explosiones reales, o Jean-Claude Van Damme en Bloodsport.

Sus rincones, sus oscuros y siniestros pasadizos, sirvieron para ilustrar conocidos videojuegos como Shenmue II o Call of Duty: Black Ops.

Un grupo de japoneses durante una semana recorió todos los rincones de la ciudad amurallada de Kowloon y confeccionaron un mapa detallado. Asimismo dos periodistas, Ian Lambot y Greg Girard tomaron en esos días multitud de instantáneas recopiladas en su libro City of Darkness: Life in Kowloon Walled City.

Sobre el solar donde hasta 1993 se levantaba la ciudad amurallada se construyó en 1994 un parque de estética tradicional china, con jardines, fuentes y lagos inspirados en el arte de la dinastía Qing y sin más construcción que una clásica pagoda dentro de su perímetro.

Media docena de cañones y dos pequeños tramos de muralla recuerdan al antiguo fuerte que allí se levantaba.