31 ago. 2016

Wolframio - 1945 (2015)



01 - Fraxinus
02 - Fénix
03 - Berlín 1945
04 - La cruz
05 - Nueva vida
06 - Esclavo
07 - En contra del destino


 P-39 Airacobra


El Bell P-39 Airacobra también denominado P-400 fue uno de los principales aviones de caza estadounidenses en servicio al principio de la Segunda Guerra Mundial. Tuvo gran rendimiento a baja altura sobre todo contra blancos fijos por su gran poder de fuego pero no podía combatir bien contra otros aviones que podían elevarse mucho más. Innovaciones hechas en la Unión Soviética lo convirtieron en ese territorio en una eficiente arma de guerra aérea.

En 1937, el cuerpo aéreo del ejército de Estados Unidos debido a la preocupante amenaza del rearme alemán, emitió una propuesta a los fabricantes de aviones por el desarrollo de un avión monoplaza interceptor táctico, capaz de enfrentarse a un similar a alta cota.

Bell Aircraft fue el primer fabricante que presentó un prototipo innovador el 6 de abril de 1938 al que siguieron otros.Fue presentado como un caza interceptor construido enteramente en metal.

Los primeros prototipos que contaban con un turbocompresor fueron considerados satisfactorios y la Royal Air Force solicitó la entrega inmediata de unas 675 unidades. En 1939, por razones discutidas hasta hoy la Bell Aircraft desechó el uso del turbocompresor, algunas fuentes indican falta de flujo de caja y otras fuentes indican que las pruebas en túnel de viento convencieron a los ingenieros de que no era necesario, este hecho fue muy significativo para el rendimiento del P-39 y determinó su futuro.

El P-39 fue el primer caza de la historia con tren de aterrizaje en configuración triciclo y el primero con motor instalado en el centro trasero del fuselaje, detrás del piloto. Considerado al principio como un avión caza interceptor de diseño innovador y aclamado como avión revolucionario con un diseño agradable en apariencia, sus prestaciones a la larga fueron decepcionantes al ser superado por otros aviones durante la contienda tanto en maniobrabilidad, altura de cota, como en el equilibrio en la distribución del peso, este aspecto resultó preocupante ya que muchas veces cuando entraban en barrenas planas estos no se recuperaban.

Montaba un cañón M4 de 37 mm, con un peso de 90 kg y una dotación de 30 proyectiles, fabricado por Oldsmobile, cuyo largo era de 2,2 m que disparaba a través del buje de la hélice. El diseño del P-39 fue realizado en función de hacer portar este cañón dentro de un fuselaje del avión. El volumen de fuego que desarrollaba este aparato era fatal para cualquier tipo de avión que se le cruzara y esa fue su principal ventaja.

Portaba además cuatro ametralladoras de 12,7 mm, dos en góndolas en las alas y dos sobre el morro del aparato.

El propulsor era un motor Allison V-1017E-83 de 12 cilindros, en configuración tipo V, ubicado tras la cabina del piloto que hacía las veces de escudo de blindaje, con una potencia de escasos 1.200 hp que resultó insuficiente a medida que ganaba altura y al continuo aumento del peso de las variantes del diseño. La toma de aire del carburador estaba inmediatamente atrás ya arriba de la carlinga del piloto y las tomas de aire para enfriamiento del radiador de refrigeración por agua estaban ubicadas en los bordes de ataque de las alas.

Aunque el emplazamiento central del motor era innovador, el diseño del P-39 se vio entorpecido por la carencia de un sobrealimentador eficiente, que lo limitaba a combatir a bajas altitudes (< 4.000 m). Se accedía mediante una puerta abisagrada lateral que se abría tal cual la puerta de un automóvil y su carlinga integrada era acristalada en forma de burbuja con visión en 280°, este detalle era innovador en la aviación, la ventanilla de la puerta se podía abrir con una manivela al mismo modo de un automóvil. El habitáculo era bastante reducido y poco ergonómico para vuelos largos, es notable, que debido al árbol de la hélice, el piso del habitáculo era más elevado que en otros tipos de aviones. Uno de los buenos aspectos de este avión era que los escapes y fuentes productoras de humos por incendios estaba ubicados tras el piloto.

El P-39 no llegó a ser un aparato querido por los aviadores, tenía un grave inconveniente: ante una emergencia el piloto no podía abrir la puerta tipo automóvil por la presión del aire a contracorriente. Esto dificultaba enormemente el escape y perdíao segundos preciosos.

Los primeros 280 P-39 fabricados fueron a parar a la Royal Air Force, fueron utilizados solo tres días en combates sobre el Canal de La Mancha, y en vistas de las decepcionantes prestaciones, muy inferiores al Hurricane Mk.IIc o al Spitfire, se canceló de inmediato el envío del resto de las unidades solicitadas. Solo 80 Airacobra fueron mantenidos en el Escuadrón 601 de la RAF, los restantes 200 aviones fueron enviados a la URSS.

La USAF dio de baja todos los P-39 en agosto de 1944, y se destinaron las unidades producidas para la Ley de Préstamo y Arriendo suministrando a la Fuerza Aérea Soviética quienes le dieron una buena acogida. LA USAF transfirió unos 200 aparatos a la Real Fuerza Aérea Australiana en 1942.

El P-39 tuvo algunos éxitos en el frente del Pacífico en la batalla de Guadalcanal, frente a los aviones japoneses, pero eran acotados a pilotos con experiencia y talento que desarrollaban buenas tácticas de combate sacándole provecho a las pocas ventajas que tenía este avión, la relación de bajas enemigas versus bajas propias fue de 1:1. Fue mucho más apreciado para ataque a objetivos en tierra, apoyo a la infantería o navales por su mortífero volumen de fuego contra objetivos estacionarios.

El P-39 fue utilizado como caza de ataque en gran número por la Fuerza Aérea Soviética, y la Fuerza aeronaval soviética en donde se le atribuyó un número de derribos total mayor que ningún otro tipo de caza estadounidense para sorpresa de los mismos americanos.

En total se transfirieron unos 4.773 P-39 a la Unión Soviética del total de 9.500 aparatos fabricados por la Bell Aircraft, la tasa de bajas en la Unión soviética fue 1.030 P-39 derribados (21%).

En efecto, los soviéticos aligeraron y mejoraron los P-39, aumentando la relación peso/potencia y retrasando el centro de gravedad y reduciendo pesos muertos, eliminando, entre otras cosas superfluas, las ametralladoras de las alas; pero apreciaron el poder destructor del cañón M4 de 37 mm, aunque se quejaban de la baja cadencia de disparo. Durante el otoño de 1943, en el 7º IAK, la Teniente-ingeniera Tamara Bogdanovna Kozhevnikova realizó mejoras significativas, aumentando la resistencia de la célula del aparato.

Los soviéticos desarrollaron sus propias tácticas de combate a baja cota, que era el escenario real de combate en el frente soviético, en especial en la zona del río Kubán donde tuvieron mucho éxito y se formaron varios ases altamente condecorados, como Aleksandr Pokryshkin. El Airacobra operó hasta 1949 en la Fuerza Aérea Soviética.

Otros usuarios importantes fueron la Francia Libre y las fuerzas aéreas italianas cobeligerantes. Junto con su derivado P-63 Kingcobra, estos aviones se convirtieron en las aeronaves de ala fija producidas en masa más exitosas en términos productivos del fabricante Bell Aircraft.

Un P-39 que sirvió en el frente soviético fue hallado intacto en 2012 en un lago al norte de lo que hoy es Rusia. Se conservan varias unidades sobrevivientes en diferentes museos europeos y americanos, incluso algunas de ellas aún están en condiciones de volar.

1 comentario: